PRELATURA

DE JULI

La peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i de Cuzco Perú.

La peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i Cuzco - Perú.

Sacerdotes de la prelatura de Juli, junto con los postulantes al seminario, Monseñor Dr. Ciro Quispe Lopéz, en un total de 15 personas, fueron en peregrinación al santuario más alto del Perú que bordea los casi 5000 metros de altura sobre el nivel del mar, el santuario del Señor de Qollurit'i.
A los pies del Ausangate del nevado más alto del Perú se encuentra una imagen de Cristo que apareció sobre una de las rocas principales de la zona.
 
Cada año gente sencilla y humilde, campesinos y campesinas, de varias regiones del mundo andino suben a pie a este santuario para pedir perdón por sus pecados y también para suplicar algún milagro.
Este año concelebraron en la santa misa el arzobispo del Cusco Monseñor Richard y el obispo Ciro junto a un mar de gente qué fue en peregrinación a pesar de las restricciones por la pandemia.
Desde este lugar se ha pedido por nuestra Patria, por la Iglesia y por los frutos del sínodo de la Sinodalidad y del mismo modo por nuestra Prelatura y sus múltiples necesidades.
En la peregrinación al santuario del Señor de Qoyllurit’i (Señor de la Estrella de Nieve) se mezclan elementos procedentes del catolicismo y del culto rendido a los dioses prehispánicos. Esta peregrinación comienza cincuenta ocho días después de la celebración del Domingo de la Pascua de Resurrección, cuando unas 90.000 personas de los alrededores de Cusco se ponen en marcha hacia el santuario, situado en la hondonada del Sinakara. La muchedumbre de peregrinos se divide en ocho “naciones”, correspondientes a sus pueblos de origen: Paucartambo, Quispicanchi, Canchis, Acomayo, Paruro, Tawantinsuyo, Anta y Urubamba. La peregrinación comprende procesiones con cruces que suben a la cumbre nevada de la montaña para luego descender, y también una procesión de veinticuatro horas de duración en la que la nación Paucartambo y la nación Quispicanchi llevan al pueblo de Tayancani las imágenes la Virgen Dolorosa y del Señor de Tayancani, a fin de celebrar la aparición de los primeros rayos del sol. La danza desempeña un papel fundamental en la peregrinación y se llegan a ejecutar unos cien bailes diferentes, representativos de las diferentes naciones. El Consejo de Naciones Peregrinas y la Hermandad del Señor de Qoyllurit’i organizan las actividades de la peregrinación, establecen sus reglas y códigos de conducta, y proporcionan la comida necesaria. Del mantenimiento del orden se encargan los pablitos o pabluchas, personajes vestidos con prendas de alpaca que llevan máscaras de animales tejidas con lana. La peregrinación abarca una gran variedad de expresiones culturales y ofrece un lugar de encuentro a comunidades asentadas a distintas alturas de la Cordillera de los Andes que se dedican a actividades económicas diferentes.