PRELATURA

DE JULI

Obispos del Perú: El poder debe estar al servicio del pueblo.

En medio de la situación de incertidumbre y dificultades que vive el país, el episcopado peruano hizo un llamado urgente a los líderes políticos para que se logre una solución y se garanticen las necesidades básicas de la población. “Es necesario dejar de lado las posturas particulares en favor de un bien superior, en este caso, nuestro querido pueblo peruano”

 

Vatican News

“El poder debe estar al servicio del pueblo y no al servicio de sus representantes o de aquellos que se arrogan esta condición”. Es el llamamiento urgente de los Obispos del Perú a los líderes políticos del país frente a la crisis e incertidumbre que viene atravesando el gobierno, para que asuman con mayor responsabilidad la actual coyuntura.

En un comunicado, emitido este jueves 21 de abril y dirigido al pueblo peruano, los pastores se refieren a la crisis política que agobia al país, agravada por “la constante inestabilidad, que se genera desde los diversos actores políticos y los grupos de poder”. Una crisis política a la que se sumó la crisis sanitaria causada por el Covid-19, “que mostró las graves falencias que tiene el país en materia de salud y educación” y que puso en evidencia la fragilidad del pueblo peruano “sumido en la informalidad económica y el desempleo”, notan los prelados.

“Nuestra débil democracia no soporta más la inestabilidad”, añaden los obispos indicando que es imprescindible que los Poderes Ejecutivo y Legislativo convoquen a personas “idóneas e intachables en las diversas instituciones del Estado”.

En otro pasaje del pronunciamiento los pastores de la iglesia peruana aclaran que si bien no corresponde a la Iglesia intervenir en las decisiones de orden político, la grave crisis que vive el país “nos obliga a exhortar a la clase política y a la sociedad civil a buscar y promover un diálogo democrático, transparente y honesto, con el objetivo de lograr un auténtico consenso”.

“Es necesario dejar de lado las posturas particulares en favor de un bien superior, en este caso, nuestro querido pueblo peruano, a fin de establecer una agenda de prioridades que responda a las necesidades básicas de la población, especialmente los más pobres y que garantice la gobernabilidad del país”

¡Asuman su responsabilidad para la cual han sido elegidos! Es la exhortación final del episcopado peruano al Presidente de la República y a los Congresistas.

“La democracia en este momento crítico no puede ser reflejo del enfrentamiento entre Poderes del Estado ni de posiciones intransigentes que contribuyan a una mayor inestabilidad”, exhortan los Obispos al final del pronunciamiento.