PRELATURA

DE JULI

Francisco a la CAL: La sinodalidad no es una moda organizacional.

Francisco a la CAL: La sinodalidad no es una moda organizacional

El Santo Padre envía un videomensaje a la Pontificia Comisión para América Latina, la CAL, con motivo de la Asamblea Plenaria, celebrada del 24 al 27 de mayo. Aborda la comunión, la sinodalidad y el camino en estos asuntos realizado por la Iglesia en América Latina y el Caribe.
 

Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

“Comunión y sinodalidad” es el eje del videomensaje del Papa Francisco a la Pontificia Comisión para América Latina, la CAL, reunida en Asamblea Plenaria del 24 al 27 de mayo, en el que expresa la alegría de que los miembros de la CAL se puedan volver a encontrar después de la prolongada pausa por la pandemia.

El Papa manifiesta que está convencido de que, “de manera adelantada, la Iglesia en América Latina y el Caribe ha hecho ‘camino al andar’, es decir, ha mostrado que una recta interpretación de las enseñanzas conciliares implica reaprender a ‘caminar juntos’ al momento de enfrentar los problemas pastorales, los problemas sociales propios del ‘cambio de época’”.

“El don es imprevisible, es sorpresa”

Deteniéndose en el don del Espíritu Santo, Francisco sostiene que “cuando uno cree saberlo todo, el don no puede ser recibido”. “Cuando uno cree saberlo todo, el don no nos educa porque no puede entrar en el corazón”, añade el Sucesor de Pedro. En esta línea, subraya que “nada hay más peligroso para la sinodalidad que pensar que ya lo entendemos todo, que ya lo comprendemos todo, que ya lo controlamos todo”.

“Todos los bautizados somos amigos que acompañan al Señor al caminar”

Al referirse a la sinodalidad, el Pontífice afirma que “la comunión con el Cuerpo de Cristo es signo y causa instrumental de un dinamismo relacional que configura a la Iglesia”. Agrega que solo hay sinodalidad cuando celebramos la eucaristía y entronizamos el evangelio para que, entonces, nuestra participación no sea un mero parlamentarismo sino un gesto de comunión eclesial que busca ponerse en movimiento.

Para el Obispo de Roma, “la palabra ‘sinodalidad’ no designa un método más o menos democrático y mucho menos ‘populista’ de ser Iglesia. Estos son desviaciones. La ‘sinodalidad’ no es una moda organizacional o un proyecto de reinvención humana del pueblo de Dios”. “Sinodalidad es la dimensión dinámica, la dimensión histórica de la comunión eclesial fundada por la comunión trinitaria, que apreciando simultáneamente el sensus fidei de todo el santo pueblo fiel de Dios la colegialidad apostólica, y la unidad con el Sucesor de Pedro, debe animar la conversión y reforma de la Iglesia a todo nivel”, agrega.

El rol de la CAL desde la perspectiva sinodal

Francisco explica que, cuando decidió que la CAL continuase y se renovase en el marco de la reforma de la Curia, las ideas sobre sinodalidad y comunión no estuvieron lejos de su corazón. “La CAL está llamada a ser un organismo de servicio que colabore a que todos en América Latina y el Caribe ingresemos en un estilo sinodal de ser Iglesia, en el que el Espíritu Santo, que también nos llama a través del Pueblo de Dios, sea el protagonista, y no nosotros”, declara el Pontífice.

Francisco se explaya sobre la misión de la CAL: “Es un servicio, es una diakonía que principalmente debe mostrar el afecto y la atención que el Papa posee hacia la región. Diakonía, servicio, que ayude a que los diversos dicasterios actúen de manera sinérgica y comprendiendo mejor la realidad social y eclesial latinoamericana”. El Santo Padre acota que es una diakonía que, a nombre del Papa, acompaña el caminar de organismos como el CELAM (ndr: Consejo Episcopal Latinoamericano), el CEAMA (ndr: Conferencia Eclesial de la Amazonía) y la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá, en comunión con la Iglesia universal.

La CAL, prosigue Francisco, no está llamada a ser una aduana que controla cosas de Latinoamérica o la dimensión hispana de Canadá y Estados Unidos. Su existencia como instancia de servicio, según el Papa, está justificada por la peculiar identidad y fraternidad que vivimos las naciones de América Latina.

“El clericalismo es una perversión quietista”

El Pontífice resalta que la CAL es un organismo de la Curia Romana, que cuenta con dos laicos como secretarios -varón y mujer ahora-, a quienes pidió “que, desde su experiencia y perfil personal, de manera complementaria, nos ayuden a todos a generar nuevas dinámicas y nos desinstalen un poquito de algunos de nuestros usos y costumbres clericales, tanto aquí en la Curia como en todo lugar en el que existan comunidades latinoamericanas”.

La CAL, de acuerdo con Francisco, debe ayudar a caminar. “No protagonizar, ayudar a caminar para no convertirse en una instancia clerical”, enfatiza, e insiste que la CAL debe promover lo más ampliamente posible la verdadera sinodalidad. “La sinodalidad nos debe conducir a vivir más intensamente la comunión eclesial en la que la diversidad de carismas, vocaciones y ministerios se integran armoniosamente animados por un mismo bautismo, que nos hace ser hijos en el Hijo, a todos”, dice el Sucesor de Pedro.

Al final de su videomensaje el Santo Padre agradece la presencia de todos y encomienda los trabajos a Santa María de Guadalupe, Madre mestiza del “verdaderísimo Dios por Quien se vive”. Francisco solicita, como siempre, que no se olviden de rezar por él.

Sobre la Asamblea Plenaria

En un comunicado de prensa, la CAL informa que "conectados virtualmente desde distintos lugares de la geografía eclesial latinoamericana y de la Curia Romana, los miembros, consejeros y un grupo de laicos y consagrados competentes se están escuchando y reflexionando juntos acerca del pulso sinodal en las distintas realidades y dimensiones de sus iglesias y de toda la región".

"En el marco de la nueva constitución apostólica Praedicate evangelium, la Plenaria está presidida y conducida por el Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos y también Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina junto con los dos secretarios de la misma, los doctores Rodrigo Guerra y Emilce Cuda", establece el texto.

"Animados por el Papa Francisco y caminando a paso sinodal en cuestiones como la comunión, la vida consagrada, la reestructuración de estructuras eclesiales, las migraciones, los movimientos eclesiales, la dimensión de las mujeres, la misión, y los movimientos sociales y populares católicos, se va avanzando en continuar conformando el horizonte de la realidad de nuevos retos latinoamericanos en este siglo XXI", concluyen.

 

VIII encuentro entre obispos y agentes de Pastoral de Movilidad Humana de la triple frontera: Bolivia, Chile, Perú.

Del 23 al 26 de mayo se está desarrollando en Arica el 8º Encuentro entre obispos y agentes de Pastoral de Movilidad Humana, de la triple frontera Bolivia Chile y Perú.

El encuentro tiene por objetivo reflexionar sobre la realidad migratoria actual en las fronteras de Bolivia, Chile y Perú, para fortalecer la acción pastoral que promueve la dignidad de las personas en situación de movilidad humana, a través de la comunión y el compromiso solidario entre Iglesias hermanas.

Durante estos días los asistentes reflexionarán sobre la presencia de las diversas actividades y estructuras misioneras en fronteras y el servicio pastoral a las personas migrantes y refugiadas, al mismo tiempo que trabajarán en establecer acciones conjuntas de protección durante el tránsito y el acceso digno al territorio de los países de destino.  Socializar estrategias y buenas prácticas de integración para migrantes y personas necesitadas de protección internacional, en los países de destino.

El encuentro servirá para estudiar las nuevas dinámicas migratorias dentro del contexto de la pandemia COVID-19 y la crisis migratoria venezolana, que ha llevado a que más de 6 millones de ciudadanos venezolanos hayan buscado refugio en los países de la región. Las reflexiones serán guiadas bajo los cuatro verbos que el Papa Francisco ha propuesto a la Iglesia para la atención a las personas en movilidad: acoger, proteger, promover e integrar.

Durante las sesiones se analizará el Documento Eclesial “Orientaciones sobre la Pastoral Migratoria Intercultural” elaborado por la Sección Migrantes y Refugiados de la Santa Sede, así como se contará con la presencia de diversos expertos en la temática migratoria a nivel de nuestra región.

Por nuestro país están participando:

  • Mons. Ciro Quispe López, Obispo Prelado de Juli.
  • Hna. Carmen Rosa Ccallomamani, Hermanas de la Misericordia, agente de PMH en la Prelatura de Juli.
  • Rvdo. P. Fernando Acosta Medina, CS, Coordinador General de la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Peruana.
  • Rvdo. P. Héctor Orozco Sedano, cs. Director de la Casa de Acogida a Migrantes «Santa Rosa de Lima» en Tacna. Participa también como representante de Mons. Marco Antonio Cortez Lara, Obispo de la Diócesis de Tacna y Moquegua.
  • Rvdo. Padre Vicente Imhof, franciscano conventual, agente de PMH y representante del Mons. Jorge Pedro Carrión Pavlich, Obispo de Puno.
  • Sr. Oscar Felipe Canales Llanqui. Centro de Desarrollo Humano de la Prelatura de Juli y responsable de la Casa Santa Josefina Bakhita, en Zepita.

 

VISITA GUIADA AL TEMPLO DE SANTA CRUZ DE JERUSALÉN EN LA CIUDAD DE JULI PROVINCIA DE CHUCUITO DEPARTAMENTO DE PUNO.

VISITA GUIADA AL TEMPLO DE SANTA CRUZ DE JERUSALÉN EN LA CIUDAD DE JULI PROVINCIA DE CHUCUITO DEPARTAMENTO DE PUNO.

La jornada empezó desde las 9:00 a.m., 20 de mayo del presente año, se realizó una visita guiada al Templo Santa Cruz de Jerusalén a cargo de los encargados de la restauración, el obispo diocesano se dirigió a todos los asistentes con unas orientaciones generales para el accionar pastoral de la prelatura, indicando, en primer momento, que con estos cambios realizados recientemente en nuestra prelatura, en su participación del Monseñor Dr. Ciro QUISPE LÓPEZ, Párrocos, Sacerdotes, Diáconos de la prelatura de Juli, en su visita observaron y verificaron los avances de los trabajos de restauración y remodelación del templo.

Se destacó la importancia de los trabajos que se realizan, como por ejemplo el rescate de las gárgolas o llorona, para el drenaje de las aguas fluviales, cuyo trabajo arqueológico se vienen realizando por unidades de excavación restringida, todo un trabajo científico.

En su intervención Monseñor Ciro QUISPE LÓPEZ, recomendó a los Párrocos sobre el valor incalculable que tienen los templos de Pomata, Zepita y que es necesaria su conservación como patrimonio y que para su continuidad es necesario su preservación y mantenimiento también indico que es necesario proteger a los templos con drenaje para evacuar las aguas fluviales en temporada de lluvias, destaco el trabajo que realizan en la restauración de los lienzos, imágenes, destacando el de San juan bautista, Pináculo, pulpito, retablo de la Magdalena, la restauración del lienzo Inmaculada resalta la antigüedad y la originalidad de los mismos.

Entre las indicaciones y explicaciones que se dio por parte de la arquitecta residente encargada de la restauración se puntualizó la importancia de su restauración con los su características propias de su construcción, así como de los detalles para no modificar la originalidad, también resaltó la importancia que tiene la sensibilización a la población.

 

 

 

Participación de Monseñor Dr. Ciro QUISPE LÓPEZ, en el II Taller Formativo dirigido a Directivos y Docentes de Educación Religiosa en la UGEL el Collao Ilave.

El día 16 de mayo el Monseñor Dr. Ciro QUISPE LÓPEZ, participó en la capacitación convocado por la UGEL el Collao de la ciudad de Ilave, donde puntualizo la importancia de practicar los valores y su importancia para el trabajo en el área de educación religiosa, así mismo compartiendo la labor de la Iglesia desde la Prelatura de Juli, resaltó que es muy importante las coordinaciones que se debe tener con los docentes nombrados y contratados para generar capacitaciones a favor del docente de educación religiosa y su actualización permanente y dejando la tarea a la Oficina Diocesana de Educación Católica de Julii.

Monseñor Dr. Ciro QUISPE LÓPEZ, en una breve conversación con las autoridades de la UGEL el Collao de Ilave, solicito las firmas de convenios para el trabajo cooperativo entre la UGEL y la Prelatura de Juli y de esta manera potenciar el trabajo con el sector educación par la mejora de la educación a favor de los estudiantes y el logro de sus aprendizajes y para los objetivos de la Iglesia Católica comprometió a la plana jerárquica de la ODEC Juli las coordinaciones pertinentes.

El II taller formativo dirigido a Directivos y Docentes del nivel de educación secundaria de la UGEL el Collao 2022 "Orientaciones para el diseño de experiencias de aprendizaje", en el área de educación religiosa, estuvo a cargo del equipo de coordinadores de la ODEC Juli, cumpliéndose las fechas programadas del día 16 y 17 de mayo con una asistencia de 18 docentes, quienes tuvieron una participación activa y lográndose las metas programadas: Estrategias de motivación personal y prevención de estrés laboral, clarificación conceptual respecto a experiencias de aprendizaje, análisis de matriz de competencias, planteamiento de situaciones, diseño de experiencias de aprendizaje. así mismo, se dieron respuestas a muchas interrogantes, lográndose la articulación del trabajo de los docentes con la ODEC Juli.

El Papa: Dios prefiere una oración de protesta y no una religiosidad hipócrita.

El Papa Francisco, en su audiencia general de hoy, continuó con la serie de catequesis dedicada a la vejez y concluyó el libro de Job del Evangelio. La protesta de Job a Dios nos enseña a ser libres al momento de orar, protestarle a Dios, y Él en el silencio nos escucha
 

Patricia Ynestroza - Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco, en su catequesis de hoy dedicada a la vejez, recordó la figura de Job, como testigo de la fe que no acepta una “caricatura” de Dios, más bien le “grita”, le protesta a Dios “frente al mal, para que Dios responda y revele su rostro. Y Dios al final responde, como siempre de forma sorprendente -dijo el Papa- muestran a Job su gloria, pero sin aplastarlo, es más, con soberana ternura".

El Papa en su Catequesis, recuerda la manera de rezar de Job, protestando a Dios, pero sin considerarlo un perseguidor. Al respecto, el Papa dijo a los fieles presentes, que protestarle a Dios es una forma de rezar, los niños o los jóvenes le protestan a los padres, es una forma de llamar la atención y pedirles que se ocupen de ellos:

“Si tienes en tu corazón alguna llaga, algún dolor y tienes ganas de protestar, protesta también [contra] Dios, Dios te escucha, Dios es Padre, Dios no se asusta por nuestra oración de protesta, ¡no! Dios lo entiende. Pero sé libre, sé libre en tu oración, no aprisiones tu oración en patrones preconcebidos. ¡No! La oración debe ser así, espontánea, como la de un hijo con su padre, que le cuenta todo lo que le viene a la boca porque sabe que su padre le entiende”.

Las pruebas de Job

Francisco dijo que el libro de Job representa de “forma dramática y ejemplar lo que en la vida sucede realmente. Es decir, que sobre una persona, sobre una familia o sobre un pueblo se derriban pruebas demasiado pesadas, desproporcionadas respecto a la pequeñez y fragilidad humana. En la vida a menudo, come se dice, “llueve sobre mojado”. Y algunas personas se ven abrumadas por una suma de males que parece verdaderamente excesiva e injusta”.

Cada  uno de nosotros nos hemos impresionado del grito, de personas que conocemos, que son así:  

“Todos hemos conocido personas así. Nos ha impresionado su grito, pero a menudo nos hemos quedado también admirados frente a la firmeza de su fe y de su amor. Pienso en los padres de niños con graves discapacidades, o en quien vive una enfermedad permanente o al familiar que está al lado… Situaciones a menudo agravadas por la escasez de recursos económicos. En ciertas coyunturas de la historia, este cúmulo de pesos parecen darse como una cita colectiva. Es lo que ha sucedido en estos años con la pandemia del Covid-19 y lo que está sucediendo ahora con la guerra en Ucrania”.

Al respecto, el Papa confirmó que no podemos justificar estos “excesos” como una racionalidad superior de la naturaleza y de la historia, ni tampoco bendecirlos religiosamente como respuesta justificada a las culpas de las víctimas, que se lo han merecido.

La protesta a Dios es una forma de rezar

Es “una especie de derecho de la víctima a la protesta, en relación con el misterio del mal, derecho que Dios concede a cualquiera, es más, que Él mismo, después de todo, inspira. El “silencio” de Dios, en el primer momento del drama, significa esto. Dios no va a rehuir la confrontación, pero al principio deja a Job el desahogo de su protesta. Quizás, a veces, deberíamos aprender de Dios este respeto y esta ternura”.   Y a Dios no le gusta esa enciclopedia -llamémosla así- de explicaciones, de reflexión que hacen los amigos de Job. Aseveró Francisco, ese es el jugo del lenguaje, que no es el correcto: es esa religiosidad la que explica todo, pero el corazón permanece frío. A Dios no le gusta eso. Le gusta más la protesta de Job o el silencio de Job.

Dios nos guarde del pietismo hipócrita y presuntuoso

Repasando el pasaje bíblico, el Pontífice recuerda a los amigos de Job, que cuando los necesitaba, en vez de consolarlo, se dedicaron a juzgarlo con esquemas preconcebidos:

“Cuando finalmente Dios toma la palabra, Job es alabado porque ha comprendido el misterio de la ternura de Dios escondida detrás de su silencio. Dios reprende a los amigos de Job que suponían que sabían todo, de Dios y del dolor y, habiendo venido a consolar a Job, terminaron juzgándolo con sus esquemas preconcebidos. ¡Dios nos guarde de este pietismo hipócrita y presuntuoso! ¡Dios nos preserve de esa religiosidad moralista y de esa religiosidad de preceptos que nos da cierta presunción y te lleva al fariseísmo y a la hipocresía!”

La protesta de Job y el silencio de Dios

Dios se expresa con ira contra los amigos de Job, pero no los castiga porque Job intercede por ellos. La declaración de Dios nos sorprende, afirmó el Santo Padre, porque hemos leído las páginas encendidas de la protesta de Job, que nos han dejado consternados. “Sin embargo - dice el Señor - Job ha hablado bien, porque se ha negado a aceptar que Dios es un “Perseguidor”. Y como recompensa, Dios le devuelve a Job el doble de todos sus bienes, después de pedirle que ore por esos malos amigos suyos”, Job, incluso cuando estaba enojado contra Dios, ha negado que sea un perseguidor, lo busca, señaló Francisco:

 “El punto de inflexión de la conversión de la fe se produce precisamente en el culmen del desahogo de Job, donde dice: «Yo sé que mi Defensor está vivo, y que él, el último, se levantará, sobre el polvo. Tras mi despertar me alzará junto a él, y con mi propia carne veré a Dios. Yo, sí, yo mismo le veré, mis ojos le mirarán, no ningún otro» (19,25-27)”.

Podemos interpretarlo así, dijo el Papa: “Este pasaje es hermoso. Me recuerda el final de ese brillante oratorio de Haendel, el Mesías, después de esa celebración del Aleluya la soprano canta lentamente este pasaje: 'Sé que mi Redentor vive', con paz. Y así, después de todo este asunto del dolor y la alegría de Job, la voz del Señor es otra cosa. "Sé que mi Redentor vive": es algo hermoso. Podemos interpretarlo así: 'Dios mío, sé que Tú no eres el Perseguidor. Mi Dios vendrá y me hará justicia. Es una simple fe en la resurrección de Dios, una simple fe en Jesucristo, una simple fe en que el Señor siempre nos espera y vendrá”.

La sabiduría de la vejez

El Papa nos recordó que la profesión de fe de Job – que emerge precisamente en su incesante llamamiento a Dios, a una justicia suprema – se completa al final con la experiencia casi mística que le hace decir: «Yo te conocía solo de oídas, más ahora te han visto mis ojos» (42,5). Y exclamó el Papa, que muchas personas, después de una experiencia mala, algo oscura, cedemos y conocemos a Dios mejor que antes. Y decimos, como Job:

"Que te conocía un poco de memoria, o de oídas, pero ahora te he visto, porque a ti te he conocido. Este testimonio es especialmente creíble si la vejez lo asume, en su progresiva fragilidad y pérdida. ¡Las personas mayores han visto mucho en la vida! Y también han visto la inconsistencia de las promesas de los hombres. Hombres de derecho, hombres de ciencia, hombres de religión incluso, que confunden al perseguidor con la víctima, imputando a esta toda la responsabilidad de su dolor. ¡Se equivocan!"

Por eso, el Pontífice aseveró que los ancianos que encuentran el camino de este testimonio, que convierte el resentimiento por la pérdida en tenacidad para seguir la promesa de Dios -hay un cambio, no es así, del resentimiento por la pérdida a la tenacidad para seguir la promesa de Dios-, estos ancianos, dijo por último, son una guarnición insustituible para la comunidad a la hora de afrontar el exceso de maldad:

"La mirada de los creyentes que se dirigen al Crucificado aprende precisamente esto. Que lo aprendamos también nosotros, de tantos abuelos y abuelas, de tantos ancianos que, como María, unen su oración, a veces desgarradora, a la del Hijo de Dios que en la cruz se entrega al Padre. Miremos a los ancianos, miremos a los ancianos, a las ancianas, a los viejitos; mirémoslos con amor, miremos su propia experiencia que han sufrido tanto en la vida, que han aprendido, tanto en la vida, que [han] pasado, por tanto, y cómo al final tienen esta paz, una paz -diría- casi mística, que es la paz del encuentro con Dios, que pueden decir 'te conocía de oídas, pero ahora mis ojos te han visto'. Que estos ancianos se parezcan a esa paz del hijo de Dios en la cruz que se entrega al Padre".